Préstamos de Materia Prima y su tratamiento en el IVA

Reporte SAG Nro. 008. Informe Financiero – 24/01/2018

Entre las múltiples operaciones que realizan las empresas, sucede frecuentemente que una le transfiere materias primas a otra (relacionadas o no), en calidad de préstamo para su posterior restitución; esto es lo que se conoce como mutuo o préstamo de consumo, que no es más que un contrato en virtud del cual una persona  llamada prestamista o mutuante, entrega a otra  llamada prestatario, mutuario o mutuatario,  dinero u otra cosa consumible para que se sirva de ella y devuelva después otro tanto del mismo género y cantidad.¹

En cuanto al tratamiento fiscal, esta es una operación que se considera dentro de los actos equivalentes a ventas en lo que a la Ley del Impuesto al Valor Agregado se refiere, tal como se establece en el numeral 3 del artículo 10 del Reglamento general de dicha Ley, el cual dispone:

Artículo 10: Para los efectos de la aplicación del impuesto se considerará venta, entre otros, los siguientes actos y contratos que versan sobre transferencias onerosas del dominio de bienes muebles o de una parte alícuota del derecho de propiedad sobre ellos: (omissis…)

4. Mutuo de cosas o préstamos de consumo, por el cual una de las partes entrega a la otra cierta cantidad de bienes fungibles o consumibles, con cargo de restituir otros de la misma especie y calidad, haciéndose el mutuario propietario de los bienes dados en préstamo. En este caso, ambas partes son contribuyentes del impuesto, debiendo facturarse independientemente la operación por ambos contratantes, y la obligación tributaria nacerá y se perfeccionará oportunamente en cada caso por la entrega y restitución real de los bienes.” (Subrayado nuestro).

Del contenido de esta norma se puede evidenciar, que los mutuos de cosas o préstamos de consumo constituyen hechos imponibles del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y por lo tanto son gravados con este impuesto, para el prestamista al momento de la entrega de los bienes y para el prestatario al momento de la restitución, por lo cual se encuentran en la obligación de facturar dichas transacciones como si fuesen  ventas ordinarias del giro o actividad económica del contribuyente.

Contablemente se reconoce un activo financiero por el inventario que está en préstamo; y una venta corriente de bienes del inventario, y cuando los activos retornen a la compañía se entenderá como una compra. Ahora bien, se debe tener en cuenta que en esta transacción una de las partes le entrega a otra un bien que será consumido durante un período, de manera que al final del acuerdo se entrega la misma especie y cantidad de la cosa, pero no es exactamente el mismo bien, por lo que se debe considerar que en el  momento que el prestatario recibe la materia prima en calidad de préstamo a un costo determinado,  al momento de restituirla  su costo seguramente será superior, por lo que se debe medir el efecto en los inventarios, las compras y ventas a futuro a los fines del Impuesto Sobre La Renta (ISLR).


¹ https://es.wikipedia.org/wiki/Contrato_de_mutuo

Autor: Lcdo. José Cambres, por Sistemas de Apoyo Gerencial SAG, C.A. – www.sagca.com
Este artículo forma parte de la serie de documentos “Reporte SAG
Enlace a este artículo: http://www.sagca.com/reportesag008

Desarrollado por Sistemas de Apoyo Gerencial SAG, C.A. en Enero de 2018
Si desea obtener más información puede contactarnos aquí y le brindaremos asesoría y capacitación.