Autoconsumo y Retiro de Bienes en el IVA

Reporte SAG Nro. 012. Informe Financiero – 25/04/2018

La Ley del IVA (LIVA)¹ nos señala en sus Artículos 3 y 4, que constituyen hechos imponibles, la venta de bienes muebles corporales, incluida la de partes alícuotas en los derechos de propiedad sobre ellos; así como el retiro o desincorporación de bienes muebles realizado por los contribuyentes de este impuesto; entendiéndose por retiro o desincorporación de bienes muebles, la salida de bienes muebles del inventario de productos destinados a la venta, efectuada por los contribuyentes ordinarios con destino al uso o consumo propio, de los socios, de los directores o del personal de la empresa o a cualquier otra finalidad distinta, tales como rifas, sorteos o distribución gratuita con fines promocionales y, en general, por cualquier causa distinta de su disposición normal por medio de la venta o entrega a terceros a título oneroso.

De acuerdo con estas normas, también constituirá hecho imponible el retiro o desincorporación de bienes representativos del activo fijo del contribuyente, cuando éstos hubiesen estado gravados al momento de su adquisición. Asimismo, se consideran retirados o desincorporados, y por lo tanto gravables, los bienes que falten en los inventarios y cuya salida no pueda ser justificada por el contribuyente a juicio de la Administración Tributaria. La salvedad la tenemos en el retiro de bienes muebles que sean  destinados a ser utilizados o consumidos en el objeto, giro o actividad del negocio, a ser trasladados al activo fijo del mismo o a ser incorporados a la construcción o reparación de un inmueble destinado al objeto, giro o actividad de la empresa, caso en el cual esto no constituirá hecho imponible.

En todo caso, para documentar el impuesto generado en estas operaciones es menester emitir la correspondiente factura, tal como lo disponen los artículos 31 y 43 del Reglamento general de la LIVA², y realizar el registro en la columna especial del Libro de Ventas.

“Artículo 43: En el retiro o desincorporación de bienes muebles corporales de las empresas, sean del activo fijo o circulante, para entregar a los socios o a terceros por cualquier causa, la base imponible del impuesto será el valor que el contribuyente les haya asignado como precio de venta, según sus documentos y registros contables, el cual deberá constar en la factura que ha se extenderse por esta operación; en todo caso, dicho precio no podrá ser inferior al precio corriente en el mercado.”

En tal sentido, en la obligación de facturar caben dos apreciaciones. La primera es, quién debe figurar como comprador del bien, siendo obligatorio concluir que es el mismo contribuyente que emite la factura, ya que es en el inventario de éste que se verifica el retiro, desincorporación, autoconsumo y/o faltantes de inventarios, por lo que coinciden el emisor y el destinatario. La segunda, es que se recomienda especificar en el cuerpo de la factura que la misma se emite por estos conceptos (retiros, autoconsumos o faltantes) ya que en estos casos la factura emitida no constituye ingreso a ser declarado en el Impuesto sobre la Renta, aunque constituya hecho imponible para el IVA; al efecto, se debe crear una columna especial en el libro de ventas para registrar estas operaciones, tal como lo dispone el art. 31 de la ley.

Lo antes expuesto se debe considerar también al momento de preparar la declaración de Ingresos Brutos de la Alcaldía, ya que de las ventas registradas en los libros del IVA se deberán excluir las facturas emitidas por retiros, autoconsumos o faltantes, y explicar de manera satisfactoria en el momento de una fiscalización por parte de este ente,  las diferencias entre las declaraciones de IVA, de ISLR y las de IAE (Impuesto a las Actividades Económicas).

Por último, las facturas emitidas por concepto de retiros, autoconsumos y faltantes injustificados de inventarios, serán también las que apoyen los registros realizados en las correspondientes columnas del libro de entradas y salidas de inventarios exigido por el artículo 177 del Reglamento de la Ley de ISLR; en el entendido que el físico del inventario debería ser chequeado por lo menos una vez al mes, para proceder a efectuar los ajustes a la brevedad posible y emitir las respectivas facturas, sobre todo en aquellos casos en que los faltantes no puedan ser justificados.


¹ Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley que establece el Impuesto al Valor Agregado N° 1.436 publicado en la Gaceta Oficial N° 6.152 Ext. De fecha 18/11/2014

² Decreto N° 206 que establece el Reglamento de la Ley del Impuesto al Valor Agregado publicado en la Gaceta Oficial N° 5.363 Ext. De fecha 12/07/1999

Autor: Lcdo. Iván Albert – www.sagca.com
Este artículo forma parte de la serie de documentos “Reporte SAG
Enlace a este artículo: http://www.sagca.com/reportesag012

Desarrollado por Sistemas de Apoyo Gerencial SAG, C.A. en Abril de 2018
Si desea obtener más información puede contactarnos aquí y le brindaremos asesoría y capacitación.